San Marcos Sierras

Valle de Punilla
San Marcos Sierras
San Marcos Sierras

En el preciso lugar donde las sierras comienzan a cederle espacio a los llanos, donde los ríos se encuentran en un paisaje cubierto de algarrobos, chañares y quebrachos, allí se sitúa San Marcos Sierras, un pequeño y cautivante pueblo elegido por diferentes razas y culturas que han llegado en busca de la paz y la energía de estas tierras.

SUS ATRACTIVOS

Capilla de San Marcos: Fue construida entre los años 1691 y 1734, en posteriores reformas se le agregó una torre. Tiene una estructura simétrica con una espadaña central y un arco de medio punto en su puerta de ingreso, lo que indica la utilización de elementos constructivos pertenecientes al arte románico; las paredes son de piedra y adobe. En el altar se destaca la antigua imagen del patrono de la iglesia realizada en madera policromada. En 1989 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Río San Marcos: A la vera del río San Marcos se pueden encontrar morteros comechingones o conanas: piedras horadadas que, al llenarse de agua, reflejan el movimiento de los astros. Actualmente constituyen un área natural protegida, para su preservación. Pasando el dique se encuentra el viejo molino harinero del siglo XVII (el que fuera su dueño, el italiano Casini, le compró al cura párroco la puerta original de la capilla, de dos hojas sin bisagras; hoy sólo queda una). Es una caminata sin exigencias, muy inspiradora, de no más de media hora.

Río Quilpo: Este caudaloso río se encuentra a unos 6 kilómetros de la localidad, posee las mejores ollas para disfrutar en verano, con sus aguas cristalinas que permiten ver la fauna de lugar, y junto a la inmensa vegetación de sus costas y de los cerros que lo acompañanan en su recorrido, hacen de este lugar el principal atractivo de la localidad. El Quilpo es uno de los pocos ríos que no presenta contaminación en sus aguas, debido a que en su recorrido no hay asentamientos humanos. En sus márgenes se van formando varios balnearios dignos de ser conocidos:

  • Balneario Municipal: aguas cristalinas y cálidas, con todas las comodidades.
  • Tres Piletas: lugar paradisíaco, provocador por su arquitectura pétrea natural y la espectacular caída de agua en cascada, desafiante para la natación, apasionante para la pesca, con bellas playas de arena a las que las enormes piedras dan privacidad al visitante.
  • Vado de López: para seguir disfrutando de la calidez del agua del río Quilpo, de su tranquilidad y pureza. Lugar de paso hacia La Fronda (estancia con canteras de mármol), que se atraviesa para continuar por la ruta a lo largo de la que se suceden paisajes agrestes y verdes con múltiples arroyos y arroyuelos hasta llegar a Cuchi Corral por donde se accede a la ruta 38 que permite regresar a San Marcos Sierras.

Fiesta de la Miel: San Marcos Sierras es reconocida por ser un importante centro productor de miel. Algarrobos, mistoles y tunas son parte de la vegetación que aporta a su producción. Este alimento fue altamente consumido desde las más antiguas épocas de la humanidad por sus cualidades energéticas, nutritivas y medicinales. Culturas como la de los egipcios, griegos, romanos y árabes ya le asignaban a la miel propiedades curativas para diversos males. Este producto natural posee alto contenido en calorías, constituyendo un importante aporte de energía especialmente para los niños, ancianos, deportistas y personas que sufren estrés. Su aporte nutritivo es de gran valor para todos los músculos del cuerpo incluyendo el corazón, fundamentalmente cuando éste padece alguna deficiencia. En San Marcos Sierras encontramos producción artesanal de mieles de excelencia, como también jalea real y polen, por ello se realiza cada febrero la Fiesta de la Miel, con el fin de agasajar el fruto de la tierra que tantas satisfacciones nos brinda. Desfiles, manifestaciones artísticas y artesanales de sus habitantes que llegan a compartir los festejos, convierten a este festival en una valiosa tradición que llena de orgullo a nuestra provincia.

Rumi Huasi: En cercanías al nacimiento del río Quilpo, originado por el encuentro de los ríos San Gregorio y Pintos, en medio de un auténtico paisaje serrano, se levanta una gran roca que fue hogar de los aborígenes que habitaron estas tierras hace cientos de años. Esto es Rumi Huasi, una cueva que resguardó del frio y las lluvias a los primitivos, quienes grabaron en las paredes sus expresiones, como deseando dejar una huella que testimonie su presencia para la eternidad.

Ubicación de San Marcos Sierras

5282 San Marcos Sierras , X 30° 46' 56.5572" S, 64° 38' 22.1028" W