Colonia Caroya

Sierras Chicas
Colonia Caroya

En los llanos que preceden las sierras, en estas tierras en las que se escribieron tantas historias, allí sobre vestigios de aborígenes, jesuitas y criollos, se asentaron hace más de cien años un grupo de familias gringas que llegaban en busca de la libertad y bondades del suelo argentino.

SUS ATRACTIVOS

Estancia Jesuítica de Caroya: El estilo de construcción de este importante legado expresa la influencia y adaptaciones realizadas en los siglos XVII, cuando fue construida, y los dos siglos siguientes. La arquitectura es típica de las casonas rurales, un gran patio central rodeado por una galería con dependencias y una pequeña capilla de piedra.

Capilla Nuestra Señora del Rosario: La ferviente religiosidad de los inmigrantes requería un espacio donde practicar su devoción, donde rezar juntos el Rosario cada día, por ello es que en el año 1882 se levantó esta pequeña capilla de arquitectura típica friulana donde aún se conserva la antigua imagen de la Virgen que fue traída en un baúl desde Italia, por uno de los pobladores que llegó a trabajar las tierras de este rincón.

Museo Casa Copetti: La casona rural presenta características típicas de la arquitectura popular italiana. El infaltable sótano donde se faenaban los animales, se realizaban los embutidos, se almacenaban conservas, se elaboraba y guardaba el vino. Luego dos habitaciones más adaptadas a las necesidades del momento, pues la llegada de los hijos que formaban nuevas familias se iban anexando nuevas salas, a ello se debe que los materiales de construcción varíen de un extremo al otro de la casa. En abril de 1989 este edificio, testigo de todo un siglo, fue adquirido por el Centro Friulano de Colonia Caroya y restaurado por el arquitecto Hugo Peschiutta con el aporte de los gobiernos de Italia y el municipio local para convertirla en el Museo Permanente de la Friulanidad, una verdadera muestra de historia e identidad del pueblo, que no es más que el esfuerzo de su gente, aquellos laboriosos inmigrantes que desde su llegada forjaron esta hermosa ciudad.

Fiesta Provincial de la Vendimia y Nacional de la Fruti-horticultura: Cuando la cosecha de la uva llega a su fin, cada mes de marzo, se realiza la tradicional fiesta de la vendimia. Comenzó en el año 1939 cuando los vecinos quisieron agasajar a los ocho inmigrantes que aún vivían de los primeros que habitaron la colonia allá por 1878, cuando un tren cargado de sueños se detuvo en la Casa Caroya. Conmemorando aquel momento y agradeciendo a la madre tierra, pobladores y visitantes se reúnen en la plaza central del pueblo para compartir esta grata celebración.

Fiesta Nacional de la Sagra: Desde la llegada al nuevo continente los inmigrantes necesitaban aferrarse a su fe, siempre fueron personas muy religiosas, apegados a sus creencias. Por ello es que desde sus alejados hogares transitaban por difíciles caminos en precarios medios para reunirse y celebrar la devoción a la Virgen. Para ello llevaban comida y bebidas que compartían en medio de cantos y danzas. Ese era el momento de la Sagra, del latín sacrum, es decir sagrado. Este mismo festejo se realizaba en sus tierras. Actualmente es un verdadero encuentro de amigos que en la ancha avenida rodeada de añosos plátanos comparten este momento de alegría. Además como parte de la tradición los vecinos juegan a la mora, un viejo entretenimiento que consiste en dos personas que golpean las manos sobre la mesa cantando números en furlán simultáneamente, quien canta el número mayor gana.

Fiesta de las Comidas Típicas Caroyenses: Desde el año 1989 los vecinos de la colonia decidieron hacer una fiesta donde personas de otros lugares puedan conocer y degustar las típicas comidas italianas, una gastronomía rica en sabores, que ofrece al paladar sensaciones únicas. Embutidos, chacinados empleados en originales preparaciones y recetas centenarias de la región de Friuli son parte de este estilo culinario que se puede descubrir y disfrutar durante las vacaciones invernales en Colonia Caroya.

Festival Provincial del Salame Casero: Todas las casas de la colonia cuentan con el infaltable sótano donde guardan las producciones de embutidos y chacinados que hacen para su familia y amigos. Un grupo de pequeños productores se unieron y decidieron realizar una celebración donde compartir sus elaboraciones. El mes de octubre de 1988 se realizó la primera edición de este festival que hoy convoca a miles de personas atraídas a probar el famoso salame de la colonia.

Ubicación de Colonia Caroya

5223 Colonia Caroya , X 31° 1' 59.88" S, 64° 4' 59.88" W