Cerro Colorado

Región Norte
Cerro Colorado

En uno de esos lugares que la naturaleza distinguió con la magia de sus colores y donde las formas despiertan la imaginación, hay un pueblo que se erige como custodio de uno de los legados más valiosos del hombre primitivo, un patrimonio del cual Córdoba se enorgullece y el que se ha constituido en una de las reservas pictográficas más importantes de América. Este pueblo que tomó el nombre del cerro elegido por los aborígenes, también fue el lugar que cautivó al más grande de los poetas del folklore argentino, don Atahualpa Yupanqui.

Sus Atractivos

El Paisaje: En la sierra de Ambargasta, hay un conjunto de cerros formados por areniscas rojas en las que el viento creó aleros y cuevas que hacen al paisaje muy singular. Los colorados cerros que brillan con el sol se combinan en una perfecta imagen con los verdes de la flora que abunda en el paisaje. Especialmente se encuentran especies del bosque chaqueño serrano como talas, cocos, molles, manzanos del campo, espinillos y piquillines, y ejemplares de llanura como algarrobos, chañares, mistoles y palmas, destacándose la presencia de matos, árbol característico de esta región, motivo de protección de esta reserva.

La Reserva: El Parque Arqueológico y Natural, declarado Monumento Histórico Nacional y Área Natural Protegida, ocupa una superficie de 3000 hectáreas, en un terreno que se extiende por los departamentos de Sobremonte, Río Seco y Tulumba. Su objeto primordial es la conservación de las pictografías y del bosque relictual de mato, árbol existente únicamente en esta región. Cerro Colorado es uno de los yacimientos pictográficos más importantes de América del Sur.

Ubicación de Cerro Colorado

5821 Cerro Colorado , X 32° 37' 59.88" S, 64° 35' 60" W